Mekóooo Rivaa

Nos levantamos tempranito y vamos a desayunar antes de que nos recojan en nuestro hotel Phoenix 25 (que no Phoenix 74..) Desayunamos un plato nuevo, una especie de masa de ”gyozas” que, para nuestra sorpresa, nos desmenuzan en la cara y nos mezclan con mandangas varias. Resultat BUNIIISSIM! Todo ello regado con té de jazmín for free.

Vamos a la estación de bus tomamos asiento y nuestro guía, don Mao empieza con sus explicaciones mientras nos despedimos del apabullante Ho Chi Minh City por el carril de 4 ruedas. Durante el trayecto contemplamos cosas inverosímiles sobre 2 ruedas, tiendas y tenderetes de todo tipo, personas y personajes y como no, el siempre presente arroz, esta vez en forma de cultivo. Lo que más me ha molao del trayecto son los miles de bares de carretera repletos de hamacas colgadas en sus infinitas columnas aunque repletos de guiris y su respectivo bus de guiritour, del cual esta vez -siguiendo criterios estrictamente economicos- hemos formado parte.

image

Guiri usando hamaca

Nuestra preferencia inicial, como en el resto de paises, ha sido huir de cutretours y apañarnoslas con nuestros medios, pero esta vez el Cutretour salia very economico y ha sido tan tentador que como ratas profesionales no pudimos decir que no.

De vuelta a la excursión post 4h de bus llegamos a nuestro destino, un muelle en el que cogemos una barcaza con nuestros compis de viaje de los proximos 2 dias. Veremos 4 islas: Unicorn Island, Coconut Island, Dragon Island …. En la primera isla nos llevan a un tenderete en el que recolectan miel y con esta miel hace de todo, desde snacks variados hasta un potingue llamado ”Royal Jelly” (jalea real pa los amigos) que lo mismo te lo puedes comer a cucharadas como untartelo en la cara y parecer Claudia Schiffer, entre otros muchos milagros. Sorprendentemente los asiáticos y/o viejales del tour compran estas mandangas, nosotros y otros 3 jóvenes europeos (2 austríacas y un escocés) no caemos en la trampa. La siguiente parada del tour son las canoitas por unos canales chulos pero más abarrotados que las ramblas, al menos los que nos llevan, en vista de que no somos yayas y de que ellos pueden darse un respiro, nos ofrecen remar tmb. Post remada volvemos a la barcaza inicial que nos lleva ahora a la Coconut Island. Al llegar cambiamos a unas barcas más pequeñas y llegamos a una casa en la que nos explican que los cocos en función de su edad se usan para una cosa u otra: los verdes para beber y los viejos de color marrón para hacer aceite, jabón o caramelos. Nos muestran el proceso y vemos a unas señoras cortando y empaquetando caramelos tal fichas de dominó se tratase. De vuelta a la barcaza vamos los primeros en la barca intermedia y como la afluencia turística ha bajado podemos disfrutar del paseo y del paisaje casi en exclusiva.

image

Glamour tour

image

Todo hecho de miel!!!

image

Las ramblas en el Mekong

image

Canoneando

image

Piezas de dominó o caramelos de coco

image

Paseo modo relax

Siguiente isla, toca comer, en el tour incluyen una “pequeña ración” de arroz con verduras o con carne, así que alguna gente gastosa se atreve a pedir extras como el pez elefante que al parecer es típico y a los pobres les sale la comida por las orejas. Después volvemos a la isla de las abejas para el postre, la parte preferida de Manel, degustación de frutas de la zona aderezada con folklore vietnamita… Momento ideal para que pidieran donativo para los músicos y para que Manel se indignase por tan espontánea sorpresa.

image

Cara que se nos queda tras el folklore. No ponemos la de Manel para no herir sensibilidades

Volviendo a tierra firme, tras un ratin de bus en el que algún que otro guiri murió congelado, llegamos a Can Tho o la capital del Led. Allí nos depositaron en nuestro hotel no sin antes darnos la buena nueva de que el desayuno, inicialmente incluido, debía pagarse a parte, cosa que como os podeis imaginar no digerimos demasiado bien y para colmo la profesionalidad de nuestro guía don Mao quedó un poco en entredicho al decirnos en otras palabras “no mareeis y buscaros la vida”. Resignados fuimos a cantonear, encontramos mogollón de sitios de comida y sobre todo de dulces, un mercado nocturno muy molongi, y entramos en el “corteingles” vietnamitico por mi necesidad urgente de chocolate. El sitio daba auténtico miedo,la gente estaba como loca, no sabemos si por ser sábado noche o por ser centro comercial. A! Y el chocolate con un 5% de cacao… Vomitivo, para estas cosas mejor no escatimar y pillar algo caroconocido que baratoporconocer.

image

La capital del Led

La noche en el Can Tho hotel iba muy bien, no había discos cercanas así que descansamos plácidamente. Aunque desde las 4:30am los gallos me changaron mi placido sueño. Desayuno y corriendo para una barca en la que visitaremos lo más importante del tour Cai Rang, el mercado flotante más grande de Vietnam, que resultó ser un auténtico chasco. Quizá porque nos llevaron muy tarde y ya solo habia 5 paradas 4 de ellas que hacen negocio vendiendo frutas y refrescos a los guiris. Post mercado visitamos una fabrica de noodles y una fábrica en la que procesaban arroz, además de hacer un poco  el lerdo en el Monkey Bridge (en castellano “puente mono” llamado así porque al pasar por el la gente parece imitar los andares de un mono, o eso dicen…) Cuando la excursión llegaba a su fin, nos pretendían llevar a otro lado para “gastate la pasta guiri” pero nos escabullimos vilmente con nuestro escotish friend con el que fuimos a comer a un sitio chollo.

image

Escena de mercado flotante

image

Tour en barco relleno de gente

image

Cutrez de mercado flotante...y pa eso hemos venio?

image

Piña del mercado flotante

image

Una mona en el Monkey bridge

image

Haciendo los noodles

image

Arroz factory

Post 4-5h de fatídico bus volvemos a la ciudad de las motos y sus bocinas dispuestos a hacer tiempo hasta nuestro próximo destino Da Lat y sus respectivas 8h de Night Bus con sus asientos horizontales… En nuestro deambular en busca de que hacer hasta nuestra partida, nuestros culos fueron a parar a lo que sería la plaza Cataluña de Ho Chi pero en vez de palomas había gente ansiosa de catar un guiri. Fue sentarnos y una marabunta de gente – la mayoria jovenes estudiantes aunque tmb se coló alguna niña y algún jubilao- se nos echó encima porque querían hablar con nosotros para practicar inglés. Al principio era gracioso, y nos solucionaron la espera, pero hubo varios momentos de “dejarme respirar please” en los que sobretodo Manel quería salir corriendo de allí….

image

Guiri de vuelta comiendo rico coconut

Proximo capitulo experiencias religiosas en el Night Bus

Tilapia, tontolava y tullido

Relajo cambodjà

Doncs si gent, no sabem què té Cambodja, però ens permet fer una mica més de vida contemplativa i de relax. Potser després de 3 mesos la necessitàvem!!! I l’ambient rural i de no estrés de la gent local ajuda.
Marxem del monument per excel•lència del país i anem a petar al riu per excel•lència del sud-est asiàtic, el Mekong.
Anem a Kompong Cham. I perquè aquí? Encara no ho sabem. Un punt al mig del recorregut a veure què trobem. Ens trobem una ciutat força avocada al riu; una posta de sol al Mekong que se’ns farà difícil oblidar (i nosaltres no som caçadors d’elles ni molt menys, però és que aquesta te la trobaves); un pont de bambú espectacular i impossible que fan cada any quan el riu és baix per connectar una illa inconnecta en època de pluges; un casament fantàstic just al davant de l’hotel on malauradament no ens van convidar… A tot això hem d’afegir un mercat amb molt bon menjar; un passeig en bicicleta per temples antics i nous i per pistes aèries ex-USA abandonades. Tot un mix fantàstic que ens permet disfrutar de 2 dies força relaxats.

image

Dragonfruit. Insípida però colorida

image

El Mekong

image

Imatge de postal

image

Pont de bambú amb cotxe, moto i peatons

image

Posta de sol al Mekong


image

Bodorrio nocturn

image

Temple angkoriano

image

Pista d'aterratge vs carretera

image

Nou pont per creuar el Mekong

8 hores de bus infernal des d’aquí ens porten a Benlung, la provincia més al mig del no res de Cambodja i la zona més muntanyosa. Un cop arribats del viatge horrorós, ens trobem de nit i en una estació de busos a 4 km del nostre destí. Toca tuk-tuk per un dòlar per cap, que compartim amb 3 guiris més (anglesa, irlandesa i judaico-noruega). Acabem tots al mateix hostal guiril, nosaltres en una habitació justeta pel preu que ens fan pagar, però a aquestes hores… Qui es posa a buscar res!
És diumenge i lloguem una bici per descobrir la zona… Com comprobarem després ( nosaltres i les nostres cames), quan el camí no para de fer pujes i baixes, fer uns quants kilometrets en bici es fa mooooolt cansat. Però suposo encara l’hi tenim respecte a la moto i l’evitem sempre que podem.
Passem per paisatges terrossos molt bonics, per desgràcia molt desforestats… I també per plantacions immenses d’arbres de cautxú (sembla ser tots dels xinesos i dels vietnamites per aconseguir pasta, per algo és el país més pobre del SEA). Anem a buscar 3 cascades, totes elles amb entrada mínima (0,5 dòlars per cap), boniques i amb possibilitats de remullada (amb la calorada que fa no ens ho pensem ni mig minut). En una d’elles, malauradament, exploten elefants per fer passejos sobre ells. Esperem no arribar en aquest punt i no maltractar les pobres bèsties.

image

Banlung o terra vermella

image

Primera cascada

image

El caganer

image

Boscos de cautxú

image

Banyet en segona cascada

image

I tercera cascada

Pel camí ens trobem alguns pobles amb gent i nens molt simpàtics i efusius… Ens trobem tota una familia banyant-se a un pou d’aigua al costat de la carretera, juguem una estona amb els nens, sobretot amb un que té cara i posat d’entremaliat.
D’aquí marxem a un llac volcànic on es pot banyar, Boeng Yeak Laom, un bonic lloc on tots els locals venen a passar el diumenge. Format fa 700000 anys, l’aigua encara està calenteta i el lloc és preciós. L’entrada son 1,5 dòlars per cap i val molt la pena. Es pot passejar pel voltant del cràter i veure les cabanyetes que alguns locals tenen o lloguen per menjar-hi i fer-hi la tarda… Molt ben muntat i molt recomanable.

image

Familia dutxant-se

image

Cràter volcànic... Locals amb armilles per no saber nedar

image

Xiringuitos on menjar

image

Posta de sol al llac

Aquesta zona és zona de trekkings, però al veure que no ofereixen res de nou, ja que la vida tribal ja l’hem viscut amb la bici i en altres llocs, i que són molt cars ( uns 35-40 dolars per persona i dia), decidim passar ( un trekking de 3 dies a més on es camina un dia i els altres dos son de transport i fer xuminadetes amb elefants, etc).
Després de la posta de sol al llac del costat de l’hostal, busquem con anar a Pnohm phen. L’estació de busos ens queda molt lluny i preguntem en agències que venen bitllets. Tenim 2 opcions, el bus o un minibus VIP que ens venen que és moooolt més ràpid. Els dos costen el mateix, però no hem de buscar-nos la vida per arribar a l’estació de busos i és molt més ràpid… Arribar a la capital quan encara és de dia és un al•licient, buscar per dormir quan ja és de nit fa mooolt paaaal. Així que ens decidim per el minivan VIP. I això sí que és una decisió encertada!!!! El perquè ben aviat.